Preguntas Frecuentes

A lo largo de la última década se ha generado en Estados Unidos un amplio y polémico debate sobre la calidad del aire que se respira en el interior de los edificios.

En Venezuela este debate acaba de empezar: con la aparición en medios de asuntos relacionados con el aire interior, la creciente incidencia de casos de síndrome del edificio enfermo, la inquietud ante el aire que se respira en los hospitales y las oficinas, la evidente vinculación entre la calidad del aire interior y el incremento de las enfermedades respiratorias.

 

¿Qué es Calidad del Aire Interior?

Se refiere al efecto, bueno o malo, que el aire interior de un edificio tiene sobre la salud o el bienestar humano.

¿Qué es buena calidad del aire interior?

Es la calidad del aire que no contiene excesivas concentraciones de gases ni partículas que afectan adversamente al metabolismo.

En condiciones normales, el aire interior de deficiente calidad debe únicamente generar molestias e incomodidades a las personas. En condiciones extremas, la mala calidad del aire interior puede ser fatal para todos los ocupantes de dicho entorno.

Es importante señalar que la concentración de los contaminantes es fundamental, ya que los efectos son más perniciosos cuanto mayor es la concentración.

¿Son muy comunes los problemas de Calidad del Aire Interior?

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), aproximadamente el 30% de todos los edificios tienen problemas de calidad del aire interior.

Tipos de contaminantes que puede haber en el interior de los edificios.

Algunos contaminantes se encuentran en forma de gases, clasificados como compuestos tóxicos. Los principales son:

  • Productos de combustión (monóxido de carbono, dióxido de nitrógeno…).
  • Compuestos orgánicos volátiles (formaldehídos, disolventes, perfumes…).
  • Compuestos semiorgánicos volátiles (pesticidas).

Otros contaminantes se encuentran en forma de partículas, los principales son:

  • Bioaerosoles (esporas de hongos, polen, virus, bacterias…)
  • Partículas de materiales de construcción y mobiliario (fibra de vidrio, asbestos..)

¿Cómo influyen los Sistemas de Ventilacion y Aire Acondicionado a la Calidad del Aire Interior?

Los sistemas de ventilación y aire acondicionado pueden introducir contaminantes del exterior, a través de sus ductos provocando que los contaminantes circulen de una zona del edificio a otra. Dichos sistemas pueden ser ineficaces a la hora de eliminar o diluir los contaminantes de un edificio.

Entre algunas de las razones principales que hacen que existan problemas de calidad del aire interior tenemos: El inadecuado diseño, instalación, funcionamiento o mantenimiento de los sistemas de aire acondicionado.

Los contaminantes más comunes procedentes del aire exterior: SMOG, esporas de hongos y polen (dependiendo de la época del año), gases producto de la combustión de vehículos y de la incorrecta colocación de las tomas de aire, legionella, bacterias o biocidas provenientes de torres de refrigeración adyacentes…

Los contaminantes más comunes generados por los sistemas de aire acondicionado son las esporas de hongos y bacterias, debido al agua utilizada por algunos de estos sistemas. También se genera fibra de vidrio producto de la erosión de los aislantes de los conductos por el flujo de aire, además de suciedad acumulada en los ductos debido a la falta de mantenimiento y/o filtración.

Una mala disposición de las presiones del aire interior puede hacer que se transmitan los contaminantes entre las distintas zonas de un edificio. Por ejemplo, en los cuartos de baño suele haber extractores para eliminar los hongos y las bacterias, si en el mismo cuarto de baño hay también colocada una impulsión de aire con mas presión que la extracción, el aire fluirá desde el cuarto de baño hasta las áreas adyacentes.

Los “edificios herméticos” construidos para ahorrar costos energéticos, dependen del aire exterior para diluir los contaminantes originados o presentes en el interior del edificio. Cuando el aire exterior proporcionado es insuficiente, los contaminantes se pueden acumular hasta el punto de convertirse en un grave problema para los ocupantes del edificio.

Las causas mas comunes de aporte de aire exterior insuficiente son, de acuerdo con su frecuencia:

  1. Ventiladores de termostato en posición “auto” que solo funcionan cuando lo hace el aire acondicionado.
  2. Unidades apagadas o con relojes programados incorrectamente que hacen que el sistema no funcione durante las horas de ocupación del edificio.
  3. Ausencia de tomas de aire exterior o tomas de aire exterior completamente cerradas.
  4. Edificios construidos según patrones anticuados que tienen un aporte de aire exterior insuficiente.
  5. Utilización de economizadores para reducir el gasto energético en los sistemas.

¿Cuándo hay problemas debido a los Sistemas de Ventilación y Aire Acondicionado?

Los siguientes indicadores son buenos indicios para determinar si existen problemas de calidad del aire interior debido a los sistemas de aire acondicionado:

  • Olor proveniente de los ventiladores.
  • Fibra de vidrio o restos de suciedad encima de las mesas que están debajo de las impulsiones del aire.
  • Presencia de olores como perfumes, cocina, cuarto de baño… al entrar en el edificio.
  • La gente comienza a estornudar o les pica la naríz cuando se enciende el sistema de climatización. Estos sistemas suelen tener más de 2 años de antigüedad y nunca se han limpiado los ductos(a no ser que la filtración de la que dispone sea excepcionalmente buena). Los termostatos están bajo el control de los ocupantes, que pueden encenderlo o apagarlo a su voluntad y ajustar la temperatura según deseen. Esto provoca que el aire interior esté estancado, muerto, porque no se renueva.

¿Cómo se solucionan los problemas de Calidad de Aire Interior relacionados con los Sistemas de Ventilación y Aire Acondicionado?

Es necesario encender los sistemas antes de que llegue la gente al edificio, o antes de las horas de máxima ocupación.

Hay que asegurarse que las tomas de aire exterior están abiertas y que no tienen ninguna fuente de contaminantes cerca (por ejemplo, tomas de aire situadas en un estacionamiento).

Utilizar termostatos regulables que permitan a los ocupantes ajustar la temperatura unos grados arriba o abajo y pocos ajustes más.

Revisar el interior de los sistemas frecuentemente, tener un programa de mantenimiento y vigilar y controlar la acumulación de agua en las bandejas de drenaje de las torres de refrigeración.

No dejar que se introduzca agua en los sistemas ni que haya agua estancada dentro de los mismos y cuando se produzca, secarlo rápidamente.

Si es posible, se debería retirar toda la fibra de vidrio de los conductos que esté sometida a flujos de aire o cambiarla por aislantes que no contengan fibra de vidrio. Por lo menos sería bueno recubrir los conductos con una superficie dura antimicrobiana registrada para este propósito. Hay que eliminar cualquier contaminación microbiana, tan pronto como aparezca.

Hay que limpiar los splits del aire acondicionado anualmente y los ductos cada 2 o 3 años. Se debe usar la mejor filtración posible que pueda manejar el sistema.
Complementar las carencias del sistema central de ventilación y aire acondicionado con sistemas autónomos de filtración.

Limpieza de ductos

Los sistemas de ventilación y aire acondicionado se ensucian con el paso del tiempo y es necesario limpiarlos periódicamente para su propia eficiencia y longevidad.

Existen varios métodos diferentes de limpieza de ductos. Una limpieza de ductos realizada correctamente no necesita repetirse hasta dentro de 2 a 3 años, dependiendo de factores como la suciedad del ambiente y la calidad de la filtración disponible.

¿Qué es el Síndrome del edificio enfermo?

Edificio Enfermo es la condición que tiene un edificio cuando más del 15% de sus ocupantes se quejan sobre síntomas que afectan a su salud o bienestar, pero no se puede diagnosticar una enfermedad clínicamente, solamente son síntomas y afecciones que desaparecen al abandonar el edificio.

Aunque lo anterior, en bastantes casos, puede degenerar en enfermedades mas graves con el paso del tiempo.

¿Qué provoca el Síndrome del Edificio Enfermo?

La mayoría de los expertos dicen que el SEE se debe a la larga exposición de los ocupantes a bajos niveles de contaminantes mezclados. El nivel de cada contaminante presente puede estar muy por debajo del nivel umbral, debajo del cual no se aprecian efectos en la salud. No obstante, la combinación de estos contaminantes entre si genera un efecto sinérgico que provoca las alteraciones en salud y bienestar.

¿Qué son las Enfermedades Relacionadas con el Edificio (ERE)?

ERE es el término general que se aplica al tipo de enfermedades diagnosticables médicamente y que son causadas o relacionadas con la ocupación de un edificio.

Tipos de Síntomas y Quejas

Los efectos de los problemas de Calidad de Aire Interior son, muchas veces, síntomas no muy específicos más que enfermedades claramente definidas.

Los síntomas comúnmente atribuidos a problemas con la calidad del aire interior incluyen:

  • Dolores de cabeza
  • Fatiga
  • Insuficiencia respiratoria
  • Congestión de pecho
  • Tos
  • Estornudos
  • Irritación de ojos, naríz y garganta
  • Irritación de piel
  • Mareos
  • Náuseas

De cualquier manera, todos estos síntomas pueden venir originados por otros factores, y no se deben necesariamente a deficiencias en la calidad del aire.

“Salud” y “confort” se usan para describir un espectro de sensaciones físicas. Por ejemplo, cuando el aire de una habitación está ligeramente caliente para la actividad de una persona, ésta puede experimentar una ligera incomodidad. Si la temperatura sigue creciendo, la incomodidad crece y síntomas como la fatiga, el ahogo y los dolores de cabeza pueden aparecer.

Algunas quejas de los ocupantes del edificio están claramente relacionadas con el final del espectro. Una de las quejas más comunes sobre Indoor Air Quality es que “aquí hay un olor raro”. Los malos olores están, a menudo, asociados a la percepción de una pobre calidad del aire, tanto si causan los síntomas como si no. Los estresantes del ambiente, como una luz inadecuada, el ruido, las vibraciones, las multitudes, los estresantes ergonómicos, y los problemas psicosociales relacionados con el trabajo (como el stress) pueden producir síntomas que son similares a aquellos asociados a una pobre calidad del air

El término síndrome del edificio enfermo (SEE) se usa algunas veces para describir casos en los que los ocupantes de los edificios experimentan efectos de salud y confort que están aparentemente relacionados con el tiempo que pasan en el edificio, pero en los que no se puede identificar una enfermedad específica o una causa determinada.

Las quejas pueden localizarse en una oficina en particular o en una determinada zona, o pueden estar distribuidas a través de todo el edificio. Los análisis de las muestras de aire a menudo fracasan en la detección de altas concentraciones de contaminantes específicos. El problema puede estar causado por cualquiera o por todas las siguientes causas:

  • El efecto combinado de múltiples contaminantes en concentraciones bajas.
  • Otros estresantes del ambiente (ej.: exceso de calefacción, pobre iluminación, ruido).
  • Estresantes psicosociales relativos al trabajo (ej.: congestión de gente, problemas con la dirección del personal).
  • Sillas incómodas
  • Factores desconocidos

El sistema inmunológico por lo general responde a sustancias nocivas como bacterias, virus y toxinas mediante la producción de síntomas como flujo nasal y congestión, goteo posnasal, dolor de garganta y irritación de oídos y ojos. Las reacciones alérgicas pueden producir los mismos síntomas en respuesta a sustancias que son normalmente inocuas, como polvo, caspa o polen. El sistema inmunológico sensibilizado produce anticuerpos para combatir estos alergenos, lo que provoca la liberación de químicos denominados histaminas dentro del torrente sanguíneo. Esto causa salpullido, inflamación del tejido afectado, producción de moco, urticaria, erupciones y otros síntomas. La severidad de los síntomas varía de persona a persona.